London (1927)

Seguramente influenciado por el documental alemán Berlín Sinfonía de una Ciudad de Walter Ruttman, Hitchcock acarició la idea de elaborar otra "sinfonía cinematográfica" tomando Londres como punto de partida. Dicho proyecto no pasó de la fase de preproducción.

Wings over the Jungle (1932)

Éste proyecto fue un intento de Hitchcock por trabajar junto al afamado productor británico Alexander Korda. Después de una larga planificación, tuvo que abandonarlo probablemente por falta de presupuesto necesario, Hitchcock no volvería a tener la oportunidad de trabajar con Korda.
En 1935, el film se acabaría realizando bajo la dirección de Zoltan Korda (hermano del productor) con el título Sanders of the River. Ambientado en Nigeria, su protagonista es un oficial inglés que lucha por mantener el control de su colonia con una serie de normas estrictas.

Titanic (1938)

La primera película que iba a dirigir Hitchcock en los Estados Unidos era una adaptación de la tragedia del Titanic. El tema le fue propuesto por el mismo productor David O. Selznick pero acabó siendo desechada por él mismo en favor de Rebecca debido a los altos costes que supondría un proyecto así (Selznick ya estaba gastando todo su capital en Lo Que el Viento se Llevó) y seguramente porque tras el enorme éxito que había sido Lo Que el Viento se Llevó creería conveniente adaptar otra novela popular.

The Flashing Stream (1939)

La única información que he encontrado sobre este proyecto hace referencia a un artículo del Times de la época en que se anunciaba que el próximo proyecto que Hitchcock llevaría a cabo tras Rebecca sería una adaptación de la obra teatral de Charles Morgan The Flashing Stream (1938) con Carole Lombard. La trama se centra en un grupo de científicos que están trabajando para crear una nueva arma secreta, entre los que se encuentra una matemática (que sería Carole Lombard) que está ahí por obligación reemplazando a su hermano muerto accidentalmente y que, por supuesto, acabará enamorándose de uno de ellos.

Greenmantle (1939-1942)

Después del enorme éxito de 39 Escalones, Hitchcock se planteó repetir la fórmula adaptando otra novela de espionaje de John Buchan ambientada en la Primera Guerra Mundial llamada Greenmantle (1916), la cual le parecía incluso superior a 39 Escalones. El protagonista volvía a ser Richard Hannay, quien en esta ocasión se enfrenta a un complot alemán que pretende usar una especie de profeta islámico para aliarse con Turquía.
Al inicio de su carrera en los Estados Unidos, fue uno de los proyectos en que más insistió durante años y que propuso a diferentes productores. Le habría gustado llevarlo adelante con Cary Grant e Ingrid Bergman como protagonistas, pero nunca pudo hacerse con los derechos.

Escape (1940)

Hitchcock estaba profundamente interesado por la novela antinazi de Ethel Vance Escape y acariciaba la idea de adaptarla con Norma Shearer como protagonista. Sin embargo descartó la idea cuando la Metro-Goldwyn-Mayer se hizo con los derechos, ya que no quería trabajar para Louis Mayer, el cual contrató al eficiente Mervyn LeRoy para dirigirla.
El film trata sobre un norteamericano de descendencia germana que llega a la Alemania nazi y descubre que su madre ha sido hecha prisionera en un campo de concentración acusada de traición. Él intentará salvarla antes de que la ejecuten con la ayuda de una serie de personajes como la Condesa Ruby von Treck (interpretada por Norma Shearer).

The Bramble Bush (1951)

La novela original de David Duncan trataba sobre un agitador comunista que en su huída de la policía se ve obligado a adoptar la identidad de un sospechoso de asesinato, un tema realmente muy hitchcockiano. Sin embargo debido a una suma de varios factores, el proyecto acabó siendo descartado: la falta de un buen guión que pudiera satisfacer al director, el presupuesto que requería y lo peliagudo del tema comunista.

Flamingo Feather (1956)

Ésta iba a ser la adaptación de una novela de Lauren van der Post sobre un aventurero que descubre en África del Sur unos campos de concentración en los cuales un grupo de agentes comunistas está adiestrando a indígenas locales. La pareja protagonista iba a ser James Stewart y quizás Grace Kelly. Sin embargo cuando Hitchcock viajó a Suráfrica a estudiar el terreno para el rodaje se encontró con varios problemas que al final le hicieron desistir de la idea (por ejemplo el no poder contar con tantos indígenas de extras como él quería). La trama política seguramente habría quedado muy desfasada hoy en día, pero podría haber sido un film interesante.

No Bail for the Judge (1958-1961)

Uno de sus proyectos no realizados más cercanos a haberse llevado a cabo y seguramente uno de los más interesantes. No Bail for the Judge iba a ser una película de suspense situada en Londres protagonizada por Audrey Hepburn (algo bastante inaudito puesto que es una actriz que escapa por completo a los tópicos de mujer hitchcockiana). Hepburn interpretaría a una abogada que defiende a su padre del cargo de haber asesinado a una prostituta con la ayuda de un elegante ladrón. El personaje del padre lo interpretaría un viejo conocido, John Williams, y el ladrón sería Laurence Harvey.
Samuel Taylor, guionista de Vértigo, se encargó de hacer la adaptación. Por desgracia el proyecto tuvo que suspenderse por culpa del embarazo de Audrey. Sin la presencia del principal gancho del film, no tenía mucho sentido seguir adelante con el proyecto.
Se rumorea que otro motivo por el cual el film no se llevó a cabo fueron las objeciones de Audrey Hepburn a cierta escena en que su personaje es violado en Hyde Park y que no aparecía en la novela original (salvo esa escena, la actriz estaba muy ansiosa por trabajar con Hitchcock). Fuera cual fuera el motivo, es una pena que no llegara a realizarse un proyecto tan interesante como éste.

The Wreck of the Mary Deare (1959)

Éste iba a ser un trabajo para la Metro-Goldwyn-Mayer en el que por fin podría trabajar con Gary Cooper, pero acabó abandonándolo porque le pareció que la novela de Hammond Innes no daba para un film interesante. En sus propias palabras (extraídas del libro de entrevistas con Truffaut): "Un carguero que atraviesa el canal de la Mancha con un solo hombre a bordo, encargado del carbón. Dos marinos consiguen abordar el barco... En suma, lo extraordinario es esto: navío misterioso con un solo hombre a bordo. Cuando uno empieza a explicarlo, todo se convierte en algo bastante banal y el público tiene derecho a preguntarse por qué no se le han mostrado los acontecimientos que han precedido el principio de la película. Abrir una historia con este misterio equivale a llegar enseguida a un punto culminante (...) ¿Por qué es imposible rodar esta historia? [aquí se refiere a una leyenda cuyo argumento es idéntico al de The Wreck of the Mary Deare] Porque se inicia con demasiada fuerza. Hay tanto misterio desde el principio que, cuando hay que explicar al fin este misterio, uno llega a algo demasiado laborioso que no puede en ningún caso estar a la altura de la intensidad del planteamiento inicial".
Al final la Metro siguió adelante con el proyecto sin él y creó un film muy flojo con Gary Cooper y Charlton Heston de protagonistas. Hitchcock en cambio rodó Con La Muerte en los Talones. Creo que él salió ganando.

The Blind Man (1960)

Un pianista ciego (James Stewart) consigue recuperar la vista gracias a que le implantan los ojos de un hombre muerto. Pero un día, viendo un espectáculo en Disneylandia, verá de repente unas extrañas imágenes en las que es asesinado por un desconocido. A continuación se da cuenta de que esos ojos pertenecían a un hombre que fue asesinado y que esas extrañas visiones son lo último que vió antes de morir y que han quedado grabadas en sus retinas. El guión partía de una idea original de Hitchcock e iba a ser escrito por Ernest Lehman.

Village of Stars (1962)

Basado en una novela de David Beaty, éste era el siguiente proyecto que tenía entre manos después de The Blind Man. El protagonista es un piloto de avión del ejército que recibe la orden de lanzar una potente bomba en cierto objetivo. El mecanismo del avión está preparado de manera que cuando éste descienda a cierta altitud la bomba se lance automáticamente. El piloto entonces recibe orden de cancelar la misión, pero se encontrará con el problema de que el mecanismo conectado a la bomba no responde a sus órdenes de abortar el plan. Por si eso fuera poco, el avión se va quedando cada vez con menos combustible, de forma que el piloto tiene un margen de tiempo muy limitado para solucionar el problema antes que suceda la desgracia.

Trap for a Solitary Man (1963)

Basada en una obra teatral de M. Robert Thomas, parecía una especie de revisitación del tema de Alarma en el Expreso (1938). Un joven matrimonio pasa una temporada en las Alpes y repentinamente la mujer desaparece. Después de una larga búsqueda, la policía encontrará a una mujer que dice ser ella, pero su marido niega rotundamente que ésa sea su esposa.

Mary Rose (1964)

Uno de los proyectos más largamente acariciados por Hitchcock a lo largo de su carrera. En cierta ocasión llegó a comentar jocosamente que la Universal le permitían hacer cualquier película que quisiera siempre que costara menos de 3 millones de dólares y no fuera Mary Rose. El original era una obra de teatro de J.M. Barrie que Hitchcock vio en Londres en los años 20 y que le dejó absolutamente fascinado. Desde entonces soñó con poder adaptarla al cine, pero no fue hasta 1964 cuando se atrevió a llevarlo adelante con la guionista que acababa de escribirle Marnie la Ladrona, Jay Presson Allen. Por desgracia, a la Universal nunca les hizo gracia la historia y le presionaron para que la dejara de lado.

La verdad es que habría sido un film muy atípico y digno de ver. Mary Rose era un extraño cuento de fantasmas que en su concepción original no tenía elementos de terror y suspense, sino que más bien era un inquietante drama sobrenatural lleno de diálogo. La obra nos contaba la historia de una mujer llamada Mary Rose, que de pequeña estando con su familia en una pequeña isla, desapareció repentinamente para luego volver a aparecer misteriosamente en el mismo lugar sin que ella haya sido consciente de nada. Un tiempo después, ya casada y con un hijo, dicho fenómeno vuelve a repetirse pero Mary Rose no volverá a aparecer hasta al cabo de 30 años. Por entonces ella volverá a no ser consciente de lo que ha sucedido y además descubrimos que sigue siendo joven. Desgraciadamente, su hijo se encuentra en el mar desde hace años y no se sabe nada de su paradero. No será hasta muchos años después cuando se reencontrarán: por entonces él ya será un hombre maduro y ella un fantasma.

No puedo imaginar cómo habría sido una película de Hitchcock basada en esta idea, pero el hecho de que fuera su proyecto más deseado nos hace suponer que tenía grandes ideas para hacer una película especialmente personal.

The Three Hostages (1964)

Otra novela de John Buchan con Richard Hannay de protagonista en la que debe encontrar a tres niños secuestrados por una organización criminal surgida en la Primera Guerra Mundial. Tampoco pudo hacerse esta vez con los derechos así que el proyecto quedó pronto descartado.

Kaleidoscope (1964-1967)

Ni más ni menos que la gran película perdida de Hitchcock. Su proyecto más interesante y que más se lamenta que no se llevara a cabo. Por lo que sabemos de él, podría haber sido tanto una obra maestra como una película absolutamente fallida, pero es seguro que no habría dejado indiferente a nadie. De haberse realizado, Kaleidoscope habría sido la película más radical y rompedora de su carrera, un film en que Hitchcock abrazaría definitivamente las nuevas corrientes cinematográficas europeas y que contendría escenas de sexo y violencia explícitas nunca vistas hasta entonces en su carrera.

El argumento se basaba en el caso real de un piloto de la RAF llamado Neville Heath que en los años 40 violó y asesinó brutalmente a dos mujeres. En la película el protagonista sería un atractivo hombre que atrae a jóvenes mujeres para violarlas y matarlas al que la policía tiende una trampa mediante una agente que se hace pasar por una de sus inocentes víctimas. El film tendría lugar en Nueva York y al parecer se basaba sobre todo en tres momentos culminantes que coincidirían con tres de los asesinatos.

  

Hitchcock le llegó a mostrar el guión a su buen amigo François Truffaut y aunque a éste le gustó, también le confesó que era demasiado fuerte y que el público no toleraría un film tan explícito en sexo y violencia. Además, sería realizado con un estilo muy moderno y no tendría a un héroe protagonista sobre el que pudiera apoyarse la audiencia, sería algo absolutamente rompedor viniendo de Hitchcock.

Se llegaron a filmar algunos minutos de prueba como muestra de lo que el director tenía en mente y éste incluso se ofreció a rodarlo con muy bajo presupuesto y actores desconocidos (a excepción del protagonista, que podría haber sido David Hemmings o Michael Caine). Fue inútil, la Universal le prohibió seguir adelante con el proyecto porque era totalmente anticomercial. Hitchcock tuvo que contentarse con reciclar algunas de las ideas que tenía en su posterior película Frenesí (1972), que compartía una temática similar pero tratada desde un punto de vista mucho más asequible comercialmente.

  

De haberse realizado es innegable que Kaleidoscope habría sido una de las películas más importantes de su carrera, pero por desgracia nunca sabremos cómo se habría desenvuelto el maestro del suspense con un material tan atrevido como éste.

R.R.R.R. (1965)

Un proyecto de comedia de suspense bastante interesante que quiso realizar en colaboración con los prestigiosos guionistas italianos Agenore Incroccci y Furio Scarpelli (autores de algunas de las más célebres comedias italianas de la época, como Rufufu, además del guión del magistral western El Bueno, El Feo y El Malo). La trama tenía lugar en un hotel en el cual el mánager ha colocado a toda su familia (de origen italiano) en pequeños empleos. Lejos de serle de ayuda, sus familiares se dedican a cometer robos y crímenes diversos bajo la tapadera del hotel. Todo se complicará con le llegada de una atractiva mujer que trae consigo una valiosa colección de monedas que por supuesto todos querrán robar. El protagonista tendrá que impedir que su propia familia cometa el robo.
El título hace referencia a la forma como en numismática se valoran este tipo de monedas y el director aspiraba a conseguir a Marcello Mastroianni y Sophia Loren como protagonistas. Esto nos demuestra como en esta difícil etapa de su carrera estaba interesado en conectar con los nuevos cines de moda empapándose en este caso de influencias europeas (de hecho, Hitchcock admiraba mucho el cine italiano). Realmente con todos estos ingredientes podría haber salido una gran película, pero el proyecto se dejó de lado debido a las dificultades para llevarlo adelante y a que Hitchcock no estaba convencido de que fuera a salir bien.

The Short Night (1976-1979)

Ésta estaba destinada a ser la última película de su carrera, un film de suspense en el que volvía a tratar el tema del espionaje. Basado en un libro de Ronald Kirkbride, la acción empieza cuando un agente doble británico al servicio de la URSS se evade de la prisión y escapa a Moscú para luego dirigirse a Finlandia para recoger a su mujer e hijos. Siendo consciente de ello, un espía americano, cuyo hermano fue asesinado por el agente doble, se dirige a la casa de su mujer en Finlandia para matarle cuando llegue a por su familia. Desgraciadamente acaba enamorándose de la esposa de ésta y eso complicará su trabajo.
La idea era alejarse de los típicos films de espías y crear una película más realista. El protagonista iba a ser Sean Connery aunque se barajaron los nombres de Walter Matthau y Clint Eastwood. La actriz sueca Liv Ullman fue propuesta para interpretar a la mujer.
En este caso lo que impidió la realización del film fueron los problemas de salud de Hitchcock, que ya lo tuvo difícil para finalizar La Trama. Aún así el director se empeñaba en seguir adelante con el proyecto y varios escritores intentaron adaptar el guión (principalmente Ernest Lehman, autor del manuscrito de Con La Muerte en los Talones, Norman Lloyd y David Freeman).
El guión llegó a terminarse, pero en la fase de preproducción el director se dio cuenta de que no podría aguantar el rodaje (además, su esposa Alma estaba también muy delicada de salud y no quería separarse de ella). Así que acabó anunciando, muy a su pesar, su retirada del mundo del cine antes de haber podido realizar The Short Night.