3

Título: El Número 17 (Number Seventeen)
Año:
1932
Guión:
Rodney Ackland, Alfred Hitchcock y Alma Reville, basado en la obra de Joseph Jefferson Farjeon
Producción:
British International Pictures
Reparto:
Anne Grey, Leon M. Lion, Donald Calthrop, John Stuart.

Argumento

Un joven llega casualmente a una casa abandonada en la que se encuentra un cadáver y un vagabundo de apariencia inofensiva que asegura no saber qué ha sucedido. Movido por la curiosidad, el joven investiga por el edificio y se topa con Nora, una muchacha que está buscando a su padre, un detective de policía que estaba investigando un caso y ha desaparecido misteriosamente. Todo se complicará aún más con la desaparición repentina del cadáver y la llegada de otros misteriosos personajes.

Comentario

Absurda y muy pobre historia de misterio que muy probablemente tenga el dudoso mérito de ser el peor thriller o film de suspense que jamás haya rodado Hitchcock. Al parecer el director por entonces estaba tan descontento con la British International Pictures (que le había puesto al mando de este proyecto con un presupuesto bajísimo) que decidió conscientemente convertir la historia en una parodia premeditada de los films de misterio de la época. A juzgar por los resultados es muy probable que sea así, y más si lo comparamos con las películas que haría tan solo 2 años después. Pero desgraciadamente, eso a duras penas salva el resultado final, y es que El Número 17 no tiene interés ni como comedia.

Todos los elementos tópicos de este tipo de films aparecen sin excepción: cadáveres que aparecen y desaparecen, planos de misteriosas manos que giran picaportes, ruidos sospechosos, luces que se apagan e incluso una mujer que decide redimirse y traicionar a los villanos para ayudar a los protagonistas. A eso hay que añadirle la sucesión de diversos elementos de misterio que luego no consiguen encajar entre sí para dar una explicación global coherente: una mujer que se hace pasar por muda, las continuas referencias al misterioso número 17, un collar robado... No es por tanto nada descabellado pensar que Hitchcock se propusiera premeditadamente utilizar todos estos elementos de forma tan incoherente para sabotear su propia película.

Sin embargo, tampoco acaba de explotar del todo los elementos humorísticos para hacer el film más interesante. Tan solo adivinamos su intención claramente a través de de Ben, el clásico personaje secundario creado para hacerse simpático al público (con más o menos suerte). Al inicio de la película, cuando el protagonista le interroga para saber si tiene algo que ver con ese cadáver e intenta registrarlo, Ben le responde enseñando lo que tiene en los bolsillos relacionándolo absurdamente con el crimen "aquí tengo una cuerda, con ella le até.... aquí una salchicha, con ella le maté". Sin embargo a la larga acaba siendo un personaje que no consigue aportar ese toque de humor que habría beneficiado a la película.

En cuanto a escenas de suspense destacan sobre todo dos. La primera nos muestra a los dos protagonistas atados a una barandilla que se desprende y les deja suspendidos en el aire, no está especialmente bien resuelta y casi se podría decir que es innecesaria del todo. La segunda es una frenética persecución final entre un tren y un autobús que ha tomado el protagonista para perseguir a los villanos antes de que escapen. Lo poco positivo que puedo decir al respecto es que Hitchcock hace un buen uso de las maquetas integrándolas en la escena aunque hoy en día nos parecen demasiado obvias.

El gran problema de El Número 17 es que no funciona en ningún sentido. Como film de suspense falla estrepitosamente y aunque Hitchcock la planteara como una parodia intencionada eso no disculpa el triste resultado final.

Volver a Filmografía Volver a Inicio