6,5

Título: En Declive (Downhill)
Año:
1927
Guión:
Eliot Stannard, basado en una obra teatral de Constance Collier e Ivor Novello.
Producción:
Gainsborough Pictures
Reparto:
Ivor Novello, Isabel Jeans, Robin Irvine, Ian Hunter.

Argumento

Roddy Berwick es un exitoso estudiante acusado injustamente de un delito cometido por su mejor amigo. Expulsado del colegio y de su casa paterna, Roddy intentará buscarse la vida emprendiendo un duro viaje de iniciación que acabará hundiéndole en la miseria.

Comentario

Hitchcock tomó de su obra anterior al actor Ivor Novello y el tema del falso culpable (uno de los predilectos de su carrera) pero dándole un tratamiento totalmente diferente.

En el aspecto negativo nos encontramos con que obviamente un Ivor Novello de 34 años queda un tanto raro como estudiante universitario pero sobre todo con que la historia se nota que no es del interés del director (y posiblemente ni del público). Además de no ser un argumento especialmente interesante, está llevado a cabo muy pobremente sin apenas episodios interesantes y más alargados de lo que les conviene (quizás porque precisamente no hay mucho que contar). A eso hay que sumarle un final muy pobre y típico que acaba sencillamente con la forzosa reconciliación de padre e hijo.

Pero pese a eso En Declive es una muy buena película, en parte por la buena actuación de Ivor Novello pero sobre todo por la ya excelente dirección de Hitchcock. El maestro al no tener una historia de su agrado a cambio se despacha a gusto en cada secuencia demostrando que tras las cámaras hay alguien que sabe perfectamente lo que se hace.
Así pues podemos destacar la planificación de la escena en que se acusa a nuestro protagonista creando una gran tensión por ejemplo con los planos subjetivos de la mujer acusadora dirigiéndose a los dos protagonistas para señalar como culpable a nuestro inocente protagonista (y que cuenta con un interesante juego de miradas entre el verdadero culpable y ella).

  


También es interesante una de las escenas más ingeniosas de la película en que vemos como nuestro protagonista se gana la vida como camarero hasta que de repente con una sencilla panorámica comprobamos que en realidad está interpretando a un camarero en una obra teatral. No es un momento especialmente memorable pero es bastante efectivo.

  


Además de estos elementos se puede mencionar la interesante composición de algunos planos y las metáforas que hacen referencia a su continuo declive con los planos del personaje bajando unas escaleras mecánicas o utilizando un ascensor para descender (con un plano detalle de su dedo marcando el botón de "Down").


Sin embargo lo mejor de la película se encuentra en la parte final del film en los planos de la habitación de mala muerte donde se aloja enfermo (que pueden recordar al expresionismo alemán por el marcado juego de luces y sombras) pero sobre todo por la forma como están creados los delirios del protagonista en los que se confluyen diferentes imágenes que pasan por su mente confundiendo por ejemplo a diversos hombres con su padre. El momento culminante se encuentra cuando éste escapa del barco que le ha traído de vuelta a Londres y vemos en plano subjetivo como va caminando perdido y mareado por diferentes calles de Londres gracias a un magistral uso del travelling por parte de Hitchcock.

Son estos elementos de la dirección los que guardan más interés de todo el film. Las aventuras y desventuras del joven Roddy pasando por su frustrado matrimonio o el consuelo que le ofrece una dama compasiva no ofrecen demasiado interés más allá de la interpretación de Novello. Lo que realmente destaca de este film es la inspirada dirección del maestro inglés que hace que En Declive sea posiblemente su mejor película muda sólo por detrás de la insuperable El Enemigo de las Rubias.

Volver a Filmografía Volver a Inicio