Como es harto conocido, Hitchcock tenía la costumbre de hacer una pequeña aparición esporádica o cameo en la mayoría de sus películas. Esta costumbre suya, conocida de sobras por sus fans, acabó convirtiéndose en un pequeño juego o guiño consistente en descubrir donde aparecería el obeso director en su siguiente film. El origen se remonta a su tercera película, El Enemigo de las Rubias (1927), cuando tuvo que "amueblar una escena" por falta de extras que pudieran hacer de figurantes.

Después de este primer cameo luego volvería a aparecer en algunas de sus películas según palabras suyas "por superstición", aunque seguramente fuera un simple capricho. El problema vino cuando su público se dio cuenta de esta costumbre y comenzó a dejar de prestar atención a la película centrándose en reconocer al director cuando hiciera su cameo. Hitchcock, para evitar eso, tuvo que verse obligado a aparecer siempre de forma bastante explícita durante los primeros minutos de sus films para que el espectador se olvidara rápidamente de buscarle.

A lo largo de su carrera nos ha ofrecido cameos de todo tipo: desde los cameos de sus películas inglesas donde podía aparecer en cualquier minuto del film y que a veces eran bastante difíciles de encontrar, a los de sus últimas obras donde procuraba mostrarse de la forma más clara posible en parte ayudado por su opulenta y conocida figura (que además su serie de televisión había contribuido a popularizar más aún).

Caben destacar dos películas en las cuales tuvo problemas para aparecer debido al limitado espacio del que disponía y que acabó solucionando magistralmente como son el caso de Náufragos (1944) y Crimen Perfecto (1954). Ambas películas se basan en su habilidad para poder narrar una historia de suspense en espacios muy limitados como lo son una balsa o una habitación y por tanto era difícil hacerle aparecer como figurante.
En el primer caso, que dio bastantes quebraderos de cabeza, se pensó en hacerle aparecer como un cadáver flotando pero el director lo descartó puesto que tenía miedo a ahogarse. Finalmente lo solucionó muy inteligentemente apareciendo en un periódico que lee uno de los personajes en un anuncio sobre productos adelgazantes (un pequeño guiño a la dieta a la que se estaba sometiendo por entonces y que provocó que muchos espectadores escribieran al estudio preguntando por ese milagroso adelgazante). En el segundo caso apareció en la foto escolar que coge uno de los personajes.

También hay que mencionar dos cameos que pese a que se filmaron no llegaron a aparecer en la versión final de sus películas:

- En Juno y el Pavo (1930) Hitchcock interpretó en el inicio del film a un camarero, pero esta escena no sobrevivió al montaje final.

- En Ricos y Extraños (1931), según el director, aparecía al final de la película cuando los protagonistas, después de haber vivido toda una serie de aventuras, le cuentan a Hitchcock la historia de su accidentado viaje. Después de oír el relato, Hitchcock responde "Lo siento, no creo que con todo esto se pueda hacer una buena película".
De ser cierto no sólo habría sido el único cameo de su carrera con diálogo, sino que además habría sido un divertido gag final, pero puede que no fuera más que una broma del director.


A continuación mostramos todos los cameos que ha hecho el director inglés a lo largo de su carrera:


El Enemigo de las Rubias (1927)



Minuto 3:30
Sentado en el despacho de una redacción de prensa.



Fácil Virtud (1928)



Minuto 15:57
Uno de sus cameos más difíciles de encontrar: cruzando una pista de tenis.


La Muchacha de Londres (1929)

 

Minuto 10:29
Uno de los cameos más divertidos. Está viajando en metro cerca de los protagonistas leyendo un libro hasta que un niño le interrumpe hundiéndole el sombrero. Hitchcock, naturalmente molesto, se encara con el travieso agresor.


Asesinato (1930)



Minuto 62:17
Pasa por la calle después de que los protagonistas salgan de casa de la actriz acusada de asesinato.


39 Escalones (1935)



Minuto 6:31
Pasa por la calle cuando el protagonista y la misteriosa mujer se disponen a coger el autobús.


Inocencia y Juventud (1937)



Minuto 15:39
En este film hace su cameo más largo intepretando a un torpe fotógrafo que intenta en vano tomar fotos entre la agitación.


Alarma en el Expreso (1938)



Minuto 92:33
Cruza la estación fumando hacia el final de la película.


Rebeca (1940)



Minuto 121:15
Esperando fuera de la cabina a que George Sanders termine de hablar y, más tarde, saliendo de la misma cabina.
Por motivos que desconozco, tanto en la edición en VHS como en DVD de la película el fotograma donde aparece Hitchcock esperando a que George Sanders salga de la cabina está recortado de forma que no se puede ver su cameo. Sin embargo sí que le podremos ver saliendo de la cabina mientras Sanders se encara con el guardia.


Enviado Especial (1940)



Minuto 11:35
Se cruza en la calle con Joel McRea.


Matrimonio Original (1941)



Minuto 42:55
Pasa fugazmente por delante del edificio donde vive el matrimonio protagonista.


Sospecha (1941)



Minuto 47:03
Tira una carta en el buzón que está enfrente de la librería, quizás es un guiño al final que quiso poner al film y que le fue censurado.


Sabotaje (1942)



Minuto 62:00
Mirando el escaparate de una tienda.


La Sombra de una Duda (1943)



Minuto 15:48
Jugando a las cartas en el tren con una pareja de ancianos.


Náufragos (1944)



Minuto 24:25
Aparece como modelo de un anuncio de productos adelgazantes en el diario que lee William Bendix.


Recuerda (1945)


Minuto 38:25
Saliendo del ascensor del hotel


Encadenados (1946)



Minuto 61:48
Tomándose una copa de champagne en la fiesta.


El Proceso Paradine (1947)



Minuto 37:35
Aparece junto a Gregory Peck llevando el estuche de un violoncelo.


La Soga (1948)

Existen dos versiones sobre cuál es el cameo de Hitchcock en este film:



Minuto 1:55
Una de las personas que pasa por la calle al inicio de la película, de ser así apenas se le reconoce.


Minuto 53:00
Al final del plano podemos ver unas luces de neón rojas con la famosa silueta del director, quizás éste pretendía ser su cameo.


Atormentada (1949)



Minuto 12:55
Charla con otros dos hombres al lado de la columna.


Pánico en la Escena (1950)



Minuto 37:50
Se cruza con Jane Wyman por la calle y se gira extrañado al ver que está hablando sola.


Extraños en un Tren (1951)



Minuto 10:06
Se cruza con el protagonista subiendo al tren con un contrabajo.


Yo Confieso (1953)



Minuto 1:30
Cruza la calle corriendo al principio de la película.


Crimen Perfecto (1954)



Minuto 12:40
En la fotografía que muestra Ray Milland al asesino.


La Ventana Indiscreta (1954)



Minuto 25:10
En el piso del pianista dando cuerda a un reloj.


Atrapa a un Ladrón (1955)

Minuto 9:20
Sentado al lado de Cary Grant en el autobús.


Pero ¿Quién Mató a Harry? (1955)



Minuto 21:18
Atraviesa fugazmente la calle mientras alguien mira interesado las obras de arte de John Forsythe.


El Hombre que Sabía Demasiado (1956)



Minuto 24:18
Es el hombre de la izquierda que contempla el espectáculo callejero.


Falso Culpable (1956)



Minuto 00:00
Un cameo atípico para un film atípico: presenta la película anunciando que está basada en un caso real.


Vértigo (1958)



Minuto 10:50
Atraviesa el astillero con el estuche de un instrumento musical.


Con la Muerte en los Talones (1959)



Minuto 2:02
Pierde un autobús justo cuando acaban los títulos de crédito.


Psicosis (1960)



Minuto 6:35
Se encuentra ante la tienda en la cual trabaja Janet Leigh.


Pájaros (1963)



Minuto 2:12
Sale de la tienda de animales con sus dos Terriers: Stanley y Geoffrey.


Marnie la Ladrona (1964)



Minuto 4:50
Sale de la habitación del hotel donde se aloja Marnie al principio del film.


Cortina Rasgada (1966)



Minuto 8:00
Está sentado con un niño en el rellano del hotel. Al poco rato cambia al niño de pierna y se seca sus pantalones disimuladamente.


Topaz (1969)

 

Minuto 27:00
Mi cameo favorito: una enfermera le lleva en silla de ruedas por el aeropuerto hasta que de repente se levanta milagrosamente de ella para saludar a un conocido.


Frenesí (1972)

 

Minutos 3:09 y 3:52
Se encuentra entre el público que escucha el discurso del político.


La Trama (1976)



Minuto 38:55
Su famosa silueta aparece tras la puerta de un registro de nacimientos y defunciones.